Una de las cosas que siempre ha estado presente, no solo en los actuales y potentes PC gaming, ha sido el cuello de botella. Un gran enemigo nuestro que surgía cuando actualizábamos nuestro ordenador con el paso del tiempo. Además, por esto mismo es importante que mantengamos un equipo equilibrado que cuente con la misma fuerza en todos sus componentes.

Por esto mismo, es importante que conozcáis en qué consiste exactamente y cómo podemos llegar a saber si nuestro ordenador sufre de esto. Y más ahora, que está de moda el hecho de montar nuestro propio PC gaming por piezas en nuestra casa. De esta forma, al conocer este gran detalle ya no tendrás que preocuparte de nada cuando vayas a comenzar a montarlo por cuenta.

¿Qué es el cuello de botella en un PC?

Antes de comenzar a decir exactamente qué es un cuello de botella y por qué va a afectar a nuestro PC gaming. Lo cierto, es que está expresión o denominación es un concepto que viene de diversos ámbitos de la vida. Aunque, lo que realmente nos importante es explicar qué es exactamente en un ordenador y por qué nos puede llegar a amargar un poco la existencia.

cuello de botella en PC

Como decíamos, en el caso de los PC, el cuello de botella se da cuando hay un componente que frena el rendimiento general del sistema, es decir, hay un componente que hemos instalado en nuestro ordenador que por sus especificaciones técnicas están descompensando al resto de las piezas que formas en sí el ordenador. Normalmente, los cuellos de botella se suelen dar por culpa de la CPU, ya que ofrece un rendimiento bastante inferior que la GPU, o incluso al revés.

Por ello, podemos contar con una tarjeta gráfica última generación y que es capaz de correr todos los títulos que queramos y más actuales, el problema viene cuando el propio procesador de nuestro PC no es capaz de soportar su potencia. De esta manera, no servirá de nada que invirtamos en una GPU tanto dinero, si luego en la CPU nos gastamos poco. O al revés como os decíamos anteriormente, es por esto por lo que deberás cuidar estos detalles y compensar todos los componentes que vayas a instalar en la caja de tu ordenador gaming.

CPU, RAM, Placa basa de un PC

Aunque no son los únicos casos que nos puede llegar a suceder, ya que los otros dos componentes que más impacto tienen en el rendimiento de un PC son la memoria RAM y los discos duros. En el caso de la RAM, si contamos con una GPU y CPU de gran calidad, de nada servirá contar con solo 8 GB para esta memoria, básicamente porque será insuficiente. Por tanto, es hora de conocer cómo saber si nuestro ordenador gaming sufre de cuello de botella.

Cómo encontrar este problema en tu PC gaming

Por suerte, o desgraciadamente, existen diferentes síntomas comunes que nos podrían llegar a advertir de que nuestro ordenador sufre cuello de botella en alguno de sus componentes. Aunque, por lo general, la ralentización de un programa, tiempos de carga exagerados o incluso un arranque y apagado excesivo serán los indicadores de esto. Especialmente, los gamers sabrán que cuando tienen diferentes caídas de frames es porque algo no va del todo bien en la tarjeta gráfica, ya sea porque está anticuada o no es lo suficientemente potente.

pc gaming

No obstante, también puede ser fallo del procesador o del disco duro. Además, estos mismos síntomas se puede aplicar en cualquier programa de alto rendimiento, como un editor de imágenes. Por tanto, os daremos algunas de las claves que deberás tener en cuenta según el componente:

  • Procesador: si el rendimiento pobre y baja tasa de refresco de imágenes puede que tengáis cuello de botella.
  • Cuello de botella en la tarjeta gráfica: en el caso de que sea bajo rendimiento moviendo imágenes por segundo y detalles
  • En el disco duro: si el encendido y el apagado del ordenador son lentos, o los tiempos de carga excesivos.
  • En la memoria RAM: si cuentas con parones y tirones en juegos y programas.

¿Y la solución? No gustará nada, ya que será renovando esos componentes en los que tenemos problemas.  Aunque, puede que el procesador sea lo más difícil. Sin embargo, los otros tres serás más sencillos de cambiar. Por otro lado, tienes que seguir recordando que todos los componentes deberán estar más o menos en equilibrio en cuanto a sus características técnicas.

0
¿Quieres escribir un comentario?x
()
x