Cualquier gamer “veterano” podrá confirmar que el ordenador es la plataforma más idónea para aquellos que quieran adentrarse en el fascinante mundo del gaming. Ofrece una amplia gama de posibilidades para casi cualquier perfil.

¿Cuáles son las preferencias de los usuarios? 

Los mejores títulos en lo que a juegos se refiere, configuraciones y diseños para todos los gustos y una vida útil más prolongada son algunas de las ventajas a destacar. Si a ello se suma que estos equipos también resultan adecuados para estudiar, trabajar y mucho más, la elección parece evidente.

Lograr una “máquina” perfecta puede resultar complejo, especialmente para los principiantes. Por un lado, por la amplia oferta de marcas existente en el mercado y por otro, por la escasez de componentes de los últimos meses. Es aquí donde surge la duda entre elegir un PC premontado o un “hecho a medida”. Ambos, con sus pros y contras, ofrecen un sinfín de posibilidades. En este sentido, la industria del gaming ha sabido adaptarse a las tendencias del mercado, así como a las preferencias de los usuarios. Uno de los principales valores entre los gamers es el afán de superación, por lo que pensar en el “hecho a medida” se antoja como una de las opciones más ventajosas y satisfactorias para quienes quieren vivir “emociones fuertes” previas a una gran partida. En el youtuber y gamer Christian Sanz «Toro Tocho» está la prueba.

El movimiento se demuestra andado 

Aunque el producto gamer pueda parecer a priori complejo o altamente especializado, lo cierto, es que gracias a su amplia gama de posibilidades, se ajusta casi a cualquier perfil. Recuerdo la ilusión con que monté mi primer “hecho a medida”. Ponerse manos a la obra y descubrir lo que compone las “tripas” del equipo que se está construyendo resulta muy atractivo y gratificante. Además, ofrece una libertad brutal (dentro de un rango económico determinado), capaz de satisfacer las necesidades de juego. Este es el feeling que atrae a muchas personas al mundo del PC Gaming a medida, aparte de otros elementos que lo rodean, como puedan ser los LED o RGB. Amplia gama de posibilidades para casi cualquier perfil.

Eso sí, se requiere de mucho tiempo, ciertos conocimientos…y paciencia. Obviamente, no se trata de una obra de ingeniería industrial, pero la primera vez que se afronta el reto, puede parecer todo un mundo. Algo que se hace en minutos, puede llevar horas…pero ahí está la gracia. Al principio surgen muchas dudas sobre si un conector va acá o allá, y aunque las placas están perfectamente diseñadas para que cada componente vaya en su sitio, al final lo más trivial puede resultar desesperante. Pero viendo el resultado final, el grado de satisfacción es absoluto. De hecho, cada vez son más los profesionales como arquitectos, diseñadores, desarrolladores o programadores que requieren para su actividad de equipos de alto rendimiento y encuentran en los PC a medida todo lo que necesitan. Amplia gama de posibilidades para casi cualquier perfil.

Comodidad versus iniciativa 

Comodidad versus iniciativa está a la orden del día y el tiempo del que se disponga para el montaje de un PC es esencial. Si entre los 13 a los 25 años (y más hombres que mujeres), existe una mejor predisposición para ello, a partir de esa edad se detecta una cierta relajación. O bien se opta por la contratación de terceros para llevar a cabo el “hecho a medida” o directamente la balanza se inclina por el premontado. Lo que está claro es que decidirse por el “hecho a medida”, significa hacerlo con toda la artillería pesada en la que ha de primar la calidad. Existen determinados componentes que son fácilmente reemplazables, pero hay otros que pueden durar muchos años si se eligen de forma adecuada. Indudablemente, la situación económica de cada uno es la que marca las condiciones de compra.

Lo que sí es recomendable es preparar equipos susceptibles de poder ser ampliados en el futuro y que ello no suponga problema alguno a la hora del añadido de nuevos componentes. La franja entre 500-600€ para los “hecho a medida” es la que tiene más entrada en este mundillo. A partir de ahí, todo lo imaginable y más allá. Igualmente, a la hora de afrontar un “hecho a medida” las necesidades de gamers, streamers, youtubers…pueden ser parecidas, pero no iguales.

En el primer caso, quizás el mayor presupuesto debería destinarse a una tarjeta gráfica, pero sin escatimar en el procesador para evitar un cuello de botella. A nivel profesional según necesidades y preferencias, suelen apostar por el procesador y la memoria RAM. En cuanto a otros componentes, como la placa base, una mayor o menor inversión dependerá de las conexiones que se necesiten según actividad. Amplia gama de posibilidades para casi cualquier perfil.

Preparados, listos…

Una vez que se tiene claro que un “hecho a medida”, va a aportar todo lo que necesitamos para conseguir las mejores partidas, es momento de ponerse manos a la obra. Lo primero de todo es estar informado y por supuesto, consultar en canales como Youtube donde poder conseguir cierta orientación y no ir a ciegas. Empaparse con tutoriales para comparar lo que hay en el mercado y saber lo que se compra es básico. Es verdad que en los vídeos puede resultar (y parecer) más sencillo, pero todo requiere de un proceso, tiempo y paciencia porque pueden surgir imprevistos. Al final de lo que se trata es de que cada elemento vaya donde es debido…sin forzar nada. Porque el problema más frecuente al que enfrentarse es el de la compatibilidad de los componentes. Aprender de los errores es la forma de convertirse en un experto.

Entre las grandes ventajas de los PC a medida destacaría la calidad superior que conseguimos como resultado final, porque no se escatima ni en el diseño ni en nada. Todo va en función de gustos, preferencias y de una personalización infinita que dependerá de presupuestos e imaginación. Pero siempre sin perder de vista que determinados “caprichos” pueden suponer un sobrecoste que restarían presupuesto a otros componentes más importantes a la hora de montar el PC.

Entre los inconvenientes quizás resaltaría la inexperiencia de quien se lanza a probar este tipo de montajes. Factor que puede convertir el “hecho a medida” en toda una aventura. Piezas que no encajan, que no funcionan, posibles incompatibilidades…y en el peor de los casos, algo que acaba estropeándose. Del mismo modo y no menos importante, la falta de stock de determinados componentes esenciales, puede echar por tierra los planes previstos, lo que finalmente haga inclinar la balanza hacia equipos premontados. Amplia gama de posibilidades para casi cualquier perfil.

Para gustos, los colores

Las preferencias marcan la diferencia, así como las tendencias en un mercado tan vivo y dinámico como el del Gaming. Y como no podía ser de otra manera, también impone sus pautas en el “hecho a medida”. Para gustos, los colores. Hay muchos gamers que quieren un ordenador totalmente diferente, con RGB por todos lados frente a los que apuestan por el minimalismo y que todo quede ensamblado de manera muy discreta. En definitiva, que funcione bien, que haga poco ruido y listo. Es una realidad que el minimalismo se ha introducido en el mercado y cada vez más se opta por diseños menos ostentosos. En este sentido, hay que pensar en aquellas personas que necesitan este tipo de equipos para trabajar en la oficina o en casa.

Pero la imagen de ordenadores llenos de luces de colores, un tanto futuristas y robustos sigue estando a la orden del día. Es evidente que la personalidad de cada usuario queda plasmada en su ordenador. Al igual que con la ropa o con el coche que se tenga, al gamer también le gusta presumir de equipo informático y lucir las mejores galas especialmente en los eventos públicos. Las marcas son conscientes de todo ello, así como de las necesidades emergentes. De ahí que ofrezcan productos diseñados adhoc según los distintos segmentos. Pruebas con prototipos, investigación de mercado y una comunicación directa con los usuarios, pasan por ser las claves del éxito. En definitiva, parece evidente que el aspecto de los ordenadores gaming, sí que importa.

En este sentido, el formato mini ITX de placas base parece que se está haciendo un hueco entre los gamers. Recuerdo que hubo una época en la que había cada vez cajas más grandes, pero llegaban a ser un tanto incómodas. Hay personas a las que les gusta y las necesitan, pero cuando existen básicamente limitaciones de espacio, no queda otra que elegir diseños con menores dimensiones. En cuanto a procesadores y resto de periféricos, las tendencias no han sufrido grandes alteraciones. Como en todo, es algo cíclico y en unos años veremos nuevas modas tal y como ocurre en otros segmentos del mercado.

…Y llegó la pandemia

Con la COVID-19 todo cambia, o más bien evoluciona. Hay que combatir el aburrimiento, y las visitas a vídeos de Youtube relacionados con el montaje de PC aumentan muchísimo, como nunca, así como la compra de componentes para poder hacerlo.

Por un lado, personas que tenían en casa solo una tablet o un equipo más antiguo o con poco rendimiento, deciden invertir algo más para tener un PC mejor y se lanzan a la aventura del “hecho a medida”.

En definitiva, esos equipos además de para el entretenimiento, también sirven para trabajar, estudiar y comunicarse con el exterior, algo tan necesario durante el confinamiento. Por otra parte, una vida centrada dentro de casa, hace también que muchos gamers aprovechen para reciclar o mejorar sus equipos añadiendo además todo tipo de periféricos para unas partidas únicas. Pero tras un ritmo frenético llega la falta de suministros y el encarecimiento de precios se deja sentir, especialmente en componentes como las tarjetas gráficas, y también en procesadores, pero quizás en menor medida.

Pasados unos meses, el consumo sufre un cierto freno, montar el PC deja de ser un pasatiempo (se relajan las restricciones por la pandemia) y se está menos en casa. Ahora, la apuesta por el “hecho a medida” viene marcada por la necesidad. Por un lado, el gamer puro y duro que está dispuesto a pagar un sobrecoste para lograr el equipo que se ajusta a sus necesidades pero que acabará amortizando. Por otro, el profesional para el que los equipos a medida suponen muchas ventajas comparativas con respecto a los premontados. Sin duda, en este 2022, el lanzamiento (y disponibilidad) de nuevas tarjetas gráficas y procesadores será un gran aliciente para todas aquellas personas que se estaban planteando montar su propio PC. Será una tendencia que seguirá al alza en los próximos años.

0
¿Quieres escribir un comentario?x
()
x