En España, el ecosistema de los eSports es especialmente saludable y cuenta con una previsión de crecimiento imparable gracias a una profunda (y beneficiosa) transformación.

En 2020, los videojuegos movilizaron en España un mercado de 1.747 millones, un 18% más que en el ejercicio anterior, algo que se traduce en que en nuestro país existen 16 millones de videojugadores según la Asociación Española de Videojuegos (AEVI). Una tendencia que además seguirá en ascenso en los próximos años.

Ante este panorama, aquello de “profesionalizarse” en este sector parece estar en auge debido sobre todo a la elevada demanda existente y a la transformación digital que vivimos. Así que ya no es de extrañar ver el desarrollo de escuelas cuyos niveles de exigencia son cada vez más elevados a la hora de formarse como gamer. Comenzar una carrera como jugador lleva su proceso, si al final lo que se quiere lograr es competir por todo el mundo logrando los premios y la fama que ello conlleva.

El auge de los eSports

En España, el ecosistema de los eSports es especialmente saludable y cuenta con una previsión de crecimiento imparable gracias a una profunda (y beneficiosa) transformación. Tanto es así, que nuestro país es ejemplo no solo a nivel europeo, sino también a nivel mundial por sus diferentes ligas que en los próximos meses van a experimentar un fuerte desarrollo. Como señala Ignacio Jiménez, director del negocio gaming de Intel en España, “si es que hay un techo para este segmento, aún no lo conocemos. Todos los datos nos indican que el crecimiento de este sector va a ser elevado en 2022 y al menos un par de años más”. Con esta visión tan halagüeña, plantearse la vía profesional es sin duda, una opción de futuro.

Jugador profesional, ¿una carrera de futuro?

Si eres de los que alguna vez se ha preguntado qué hay que hacer para llegar a ser jugador profesional (y tu respuesta ha sido afirmativa ;)), aquí vas a encontrar los 10 pasos que te guiarán en el camino hacia esta carrera. Porque no sólo se trata de ganar siempre, sino de sacar el máximo potencial que tengas, fomentando competencias, habilidades, valores…con los que te desarrollarás como profesional.

La motivación, motor principal

¿Por qué te apasiona jugar a eSports? Esa es una de las principales preguntas que has de hacerte a la hora de profesionalizarte. Razones de peso que pongan en valor tu vocación ya sea porque te guste competir, porque te encante trabajar en equipo, porque con tu destreza inspires a otros…Por supuesto, que la fama y el dinero son motivadores, pero también muy efímeros. Por lo que las habilidades que puedas adquirir con tesón y compromiso a lo largo del tiempo, te convertirán en un profesional valorado y sobre todo, respetado en el sector.

¿En qué juego eres realmente bueno?

Juegos hay muchos, pero siempre hay uno o varios en los que tu destreza será excelente. También, podrás decantarte por aquellos que ya están establecidos como deporte electrónico. Existe una mayor infraestructura y torneos (como League of Legends) pero hacerte un hueco en ellos será también, más difícil.

Si por el contrario, te decantas por juegos nuevos, tendrás más oportunidades de hacer de tu técnica, un referente, pudiendo alcanzar tu meta más fácilmente. Pero no es menos cierto que existen juegos que al final no prosperan y que te harán buscar otras alternativas. Probar, probar y probar es la mejor opción para que al final elijas aquello que mejor encaje dentro de tus perspectivas.

Uno para todos…

Observar, ver y aprender. El talento personal es clave, pero conocer al detalle todo lo que ocurre a tu alrededor en foros, canales de Youtube y en la comunidad, harán que tu talento crezca así como la experiencia que te ayudará a alcanzar tus objetivos y lograr tus motivaciones personales. Como gran estratega que eres, ponerte al día de la evolución de las tácticas y motivarte a aprender de los demás, te servirá para mejorar en el juego a largo plazo.

Paso a paso

Ser un jugador profesional no se consigue de la noche a la mañana. El trabajo es duro y requiere de muchas horas de entrenamiento y de disciplina para lograr evolucionar. Una vida saludable, la búsqueda de valores, motivación y el desarrollo de habilidades sociales te servirán para crecer como jugador profesional, lo que te hará mejorar en todos los aspectos de tu carrera pro.

Full equip

¿Cuáles son los equipos y periféricos que mejor se adaptan a tu forma de juego? Elegir el correcto y el que te haga sentir más cómodo (tanto cuando lo estés usando en casa como cuando compitas), es esencial. Cuanto más familiarizado estés con ellos, mejores competiciones llevarás a cabo. En MCR, vas a encontrar la mejor y más completa elección de periféricos del mercado. Igualmente, tanto el rendimiento de tu portátil para videojuegos o de tu ordenador para jugar debe cumplir estos mismos requisitos, con el fin de mejorar tu experiencia jugando.

El movimiento se demuestra…jugando

Las diferentes tipologías de servicios de emparejamiento te permitirán encontrar a otras personas con las que jugar y entrenarte. Pero sin duda, la práctica es la que te hará lograr mejores resultados. Primero desarrolla tu destreza más mecánica, esa que tras mucho tiempo logras dominar “con los ojos cerrados”. Pero en paralelo, cultiva tu estrategia general del juego, algo esencial para cualquier eSport de calidad que se precie. Del mismo modo, y como te hemos comentado anteriormente, aprenderás mucho más si observas a otros jugadores de nivel o le echas un ojo a trasmisiones en directo o a otros vídeos en los que haya jugadores mostrando sus destrezas. Igualmente, revisar tus propias jugadas y aprender de tus errores, te harán crecer como jugador.

Competir para ascender

Ganar posiciones para llegar a ser todo un profesional. Alcanzar los primeros puestos de la tabla, resistir en los torneos, escalar en las diferentes posiciones…Cada eSport cuenta con su propio sistema para incorporar a los nuevos jugadores, por lo que es conveniente que te familiarices con esta “jerarquía”.

Competir te hará escalar posiciones y que vayas haciéndote un nombre. Al principio será en comunidades más pequeñas. Con el tiempo, este será tu trampolín hacia el desarrollo de tu faceta como profesional.

La unión hace la fuerza

Una vez que te hayas labrado un nombre a nivel individual, es el momento de integrarte en un equipo. Lograr rodearte de grandes jugadores con infinidad de habilidades y tácticas de juego, sin duda en una experiencia de gran valor. Incluso, si eres realmente bueno, habrá equipos que te busquen a ti. No obstante, y como ocurre en otros deportes “analógicos”, existen pruebas de acceso como manera de reclutamiento.

Preparados, listos…¡a competir!

Una vez alcanzados los pasos anteriores, competir te permitirá por un lado, mejorar en tu estrategia y por otro (y más importante), que amplíes tu lista de contactos para que sigas ascendiendo por el escalafón de la competición. Si logras aprovechar estas ventajas, conseguirás codearte con grandes jugadores y lo que ello conlleva. Por ejemplo, invitaciones a eventos en los que puedes ser descubierto por “cazatalentos”.

Con los pies en la tierra

Por último, y no por ello menos importante. Tener siempre los pies en la tierra, es esencial para lograr ser un gran profesional. Hay que recordar que existe la vida más allá de las pantallas y que un equilibrio entre lo que queremos llegar a ser y somos, nos hará mejorar nuestra técnica y concentración evitando que caigamos en episodios de agotamiento, estrés y fatiga. Tener las ideas claras y mantener hábitos saludables, nos permitirá seguir creciendo, desarrollarnos y en definitiva, seguir siendo atractivos para aquellas organizaciones profesionales en constante búsqueda de nuevos talentos.

0
¿Quieres escribir un comentario?x
()
x