Seguramente que más de alguna vez al mirar las especificaciones técnicas de un periférico gaming, y más concretamente de los ratones, te has encontrado con la tasa de sondeo. Básicamente porque es uno de los parámetros más habituales y, especialmente, en los últimos años gracias al mundo gamer ha cobrado más importancia que nunca. Más que nada porque están comenzando a llegar periféricos con unas frecuencias que se salen del máximo que había normalizado como regla general.

Por ello, si desconoces de qué se trata, no te preocupes, porque vamos a explicarte qué es la frecuencia de sondeo y sí se puede modificar en nuestro ratón gaming. Aunque, todo periférico gaming que se precie, hasta ahora siempre llegaba a ofrecernos una frecuencia de sondeo, también llamada Polling Rate en inglés, de 1000 Hz. No obstante, en los últimos tiempos están comenzando a aparecer ratones gaming que alcanzas frecuencias de 4000 e incluso 8000 Hz. Pero… ¿Realmente es importante y sirve de algo? Eso es lo que descubriremos.

Ratón gaming

Qué es la frecuencia de sondeo del ratón gaming

Para los que aún no sepan de qué se trata exactamente, este parámetro define la frecuencia con la que el ratón se reporta a nuestro PC o, dicho de otra forma, también podemos decir que es la velocidad con la que se comunica con el ordenador. Entonces, estamos hablando de un parámetro que es una frecuencia y que, por lo tanto, se mide en hercios (Hz).

Por ejemplo, si nuestro ratón gaming tiene una tasa de sondeo de 250 Hz significa que reporta la posición del cursor al PC 250 veces cada segundo. Por este mismo motivo, la frecuencia de sondeo más habitual en los periféricos gaming es de 1000 Hz, que equivale a 1 ms de tiempo de respuesta. Aunque ahora nos encontramos con tasas mucho más elevadas, llegando hasta los 8000 Hz.

Frecuencia de sondeo ratón gaming

Además, al tener una alta frecuencia reduciremos el lag que se produce al mover el ratón o al pulsar una tecla y esto se ve reflejado en la pantalla. Sin embargo, la contrapartida que nos encontramos es que cuantas más veces se reporte un periférico hacia el PC, mayor será el consumo de CPU de éste tenga, ya que el procesador estará preguntándole al periférico por su posición o acciones muchas más veces.

Por esto mismo, este es el principal motivo por el que la mayoría de los ratones gaming y otros periféricos gamers, que tienen una elevada frecuencia de sondeo, nos permiten configurarla desde su panel de control.

¿Se puede modificar la tasa de sondeo?

Como decíamos, en algunos ratones gamer el propio software nos permitirá cambiar la configuración de este. Y además de modificar la configuración de los botones, o ajustar el DPI del mouse, podremos elegir también la tasa de sondeo del periférico. Esto se debe a que, al contar con una mayor tasa de sondeo, implica informar con mayor regularidad al ordenador de la posición exacta del mouse.

Ratón gaming

De esta forma tendremos un movimiento más preciso, que en algunos videojuegos es crítico. O sencillamente, se mostrará la posición exacta del mouse con mayor precisión en el tiempo, para que de esta manera cualquier persona pueda trabajar de forma más fluida. En los propios ajustes veremos 125 Hz como mínimo, de manera habitual, 250 Hz, 500 Hz, 1000 Hz y 8000 Hz. Aunque las tasas serán diferentes dependiendo del ratón gaming.

Por último, todo gamer deberá buscar un equilibrio entre lo que necesita y lo que tiene configurado en ese momento. Por tanto, hay que saber que cuanta mayor sea la frecuencia de sondeo tendrás un movimiento más suave y preciso, pero podrías estar sobrecargando el procesador de tu PC gaming, y si no es muy potente, podría incluso llegar a afectar a los FPS en tus juegos favoritos. En definitiva, tendrás que ajustarlo para que se adapte a ti y a tu ordenador.

0
¿Quieres escribir un comentario?x
()
x